Fuego contra las malas hierbas

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) dio a conocer el desarrollo del “Prototipo experimental de control térmico de maleza mediante el flameado”. Se trata de una máquina diseñada para eliminar, a través del uso del fuego, a las malas hierbas que interfieren negativamente en el crecimiento de la planta de la vid y otros cultivos.

Soportado por un tractor, el equipo especialmente diseñado, quema las malezas provocando una decoloración en sus hojas. “La materia orgánica se torna de color negro pero sin prenderse fuego. Esto significa que las células del elemento orgánico han muerto y quedarán completamente secas al día siguiente, sirviendo a partir de entonces como alimento para la vid”. Este sistema, está desarrollado para ser utilizado de 4 a 6 veces al año para mantener al viñedo completamente libre de malezas.

Para prevenir cualquier tipo de inconveniente, la máquina cuenta con un sistema de control de focos de incendio. “Una vez que ha pasado el fuego, el equipo lanza una cortina pulverizadora de agua. La idea no es que se prenda fuego la maleza, sino que el control se haga por el aumento de temperatura en la célula”.

En cuanto a su funcionamiento a nivel general, el prototipo posee ventajas y desventajas respecto a otros métodos tradicionales. Un aspecto positivo, es que trabaja perfectamente sin dañar a la línea de plantas y permite el cultivo ecológico del viñedo. No obstante, un punto negativo para el equipo diseñado por el INTA, es el costo operativo mayor en comparación a otros métodos como el “Rund Up”, herbicida que requiere una inversión comparativamente baja respecto del nuevo prototipo. La tecnología implementada se adhiere a las reglas internacionales de certificación orgánica europea y estadounidense. También cumple con los requerimientos de Japón.

El prototipo funciona con bombonas estandar de gas de 45 kilos,  y se encuentra actualmente en proceso de homologación. Para la homologación, será necesario demostrar que el trabajar con gas está bien controlado y su uso no presenta riesgos.

Es un equipo que no tiene ningún tipo de reglamentación específica y no es comparable con ningún equipo de gas tradicional, ya que trabaja en constante movimiento y las demás instalaciones de gas están fijas. Una ventaja, es que se utiliza a la intemperie y de esta forma, quedaría exento de algunas reglamentaciones que se usan en los equipos fijos que se utilizan en interiores. Sin embargo, se le exigirá una mayor rigurosidad en otros aspectos, tales como grosor y seguridad de las mangueras.

Para saber más.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía

Escribe una respuesta