Excentricidades de la France

Los expertos están aconsejando a los coleccionistas de vino y a los inversores en general que compren burdeos y vendan borgoñas, en el momento en que un nuevo estudio (uno más) llega a la conclusión de que a largo plazo el vino supera a las acciones y obligaciones en rentabilidad. Cuando los coleccionistas hablan de “invertir en vino” se refieren generalmente a los Premiers Crus de Burdeos, a los mejores borgoñas (esencialmente, el Domaine de la Romanée-Conti) y a unos pocos vinos selectos de Italia, California y Australia, a los que se puede añadir Vega Sicilia, aunque Reuters no lo mencione.

Los precios de los Premiers Crus han caído casi un 35% a partir de sus máximos alcanzados hace un año. Liv-Ex, el índice bursátil de los grandes vinos, informa de que las 10 últimas añadas de los Premiers Crus habían caído una media del 33,9%. En noviembre, el precio de la afamada añada 2005 se acercaba a su mínimo de los cinco últimos años.

La casa de Subastas Hart Davis Hart, de Chicago, ve probable que los cinco burdeos más cotizados (Haut-Brion, Margaux, Mouton Rothschild, Latour and Lafite-Rothschild) se den la vuelta y empiecen a subir. Mientras tanto, los mejores borgoñas, con el DRC a la cabeza, estaban lanzados la temporada pasada. Hart informa de haber vendido cuatro botellas de La Romanée-Conti 1990 por 53.775 dólares. John Kapon, de Acker Merrall & Condit, vendió 36 botellas de diferentes añadas del mismo vino por 353.231 dólares en su subasta de Hong Kong, donde se establecieron récords mundiales para sus añadas 2000, 2001, 2002, 2005, 2006 y 2007. Dos semanas antes, el 1 de diciembre en Nueva York, Sotheby’s vendió seis botellas del 1995 por 79.625 dólares.

“Conclusión: hay que comprar los burdeos y vender los borgoñas”,  Los primeros están al mismo precio que hace cinco años y los segundos nunca han estado tan caros. Los mejores borgoñas están en sus máximos de este ciclo y los precios de los burdeos parecen cada vez más atractivos y parecen en vías de subir de nuevo”. Pero, aunque los precios de burdeos han caído, “el mercado del vino en general no ha caído”, Borgoña sube, California sube y además vuelve a haber una demanda fuerte de vinos californianos en el mercado norteamericano”.

Un nuevo estudio, en el que se examinan las ventas en subastas de los últimos 17 años, indica que las ganancias superan a las obtenidas en Bolsa. “Los borgoñas, más escasos debido a producciones de menor tamaño, son más rentables que los vinos de la zona de Burdeos. Estos datos pueden ser consultados en la Web de la Asociación Americana de Economistas del Vino, y cubre las subastas de 1996 a 2012.

8 botellas de Veuve Clicquot, 96.500 euros.

En el verano de 2010, un grupo de buceadores que disfrutaba explorando el fondo del Mar Báltico frente a las islas volcánicas de Aland (Finlandia) descubrieron entre los restos de un naufragio, que según los expertos tuvo lugar entre los años 1830 y 1850, las burbujas más antiguas del mundo: ciento cuarenta y cinco botellas de champagne, de las que cuarenta y siete se identificaron como de la marca Veuve Clicquot.

Los orígenes del buque y la fecha exacta del naufragio se desconocen, pues no hay constancia del mismo en ningún registro y ha permanecido durante ciento setenta años a más de 50 m. de profundidad en las oscuras y frías aguas del Báltico frente a la costa sur del archipiélago, entre Estocolmo y Helsinki. Ya sólo las botellas, de color gris verdoso y vidrio soplado artesanal, son una joya de más de dos siglos; los corchos intactos y marcados con un cometa permitieron identificar muchas de las botellas, pues fue el sello que utilizó Veuve Clicquot para conmemorar el paso de un cometa por sus viñedos en 1811 y que ha perdurado como uno de los símbolos de la Maison. Aunque las pruebas realizadas en un laboratorio francés tampoco pudieron determinar con exactitud la antigüedad de esta bebida, los expertos creen que las botellas datan de principios del siglo XIX.

Once de las botellas de este champagne excepcional, conservado en perfecto estado gracias a las bajas temperaturas, la presión y la oscuridad reinante en las profundidades del Báltico, se subastaron el pasado 8 de junio en el centro de conferencias de la Villa de Mariehamn, la capital del archipiélago. Durante la subasta, cuyos beneficios serán destinados a una fundación para la preservación del medio ambiente y la arqueología marina, más de cincuenta compradores pujaron por los lotes de tan fascinante origen batiendo ocho de ellas -adjudicadas por 96.500 €- todos los récords previstos. Aunque ninguna superó los 30.000 € de la primera botella vendida en 2011, que convirtió a Veuve Clicquot no sólo en el champagne más antiguo y delicioso del mundo, sino también en el más caro.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía

Escribe una respuesta