La cuenta la vieja

La cuenta de la vieja es aquella cuenta que se hace de la forma más sencilla posible.

La cuenta de la vieja se puede usar para hacer todo tipo de cuentas. En realidad, hay muchas cuentas de la vieja distintas. El requisito esencial es nunca, absolutamente nunca, usar variables, letras, puntos, ni hostias. Dada su reputación haremos uso de ella, a ver si cunde el ejemplo a los políticos.

Dando un repaso a lo acontecido en la D.O.C. Rioja este último mes, cabría destacar algunas noticias; así la Rioja se mantiene con una caída de ventas que no llega al 1% (0,93%) durante el pasado año 2012, aunque por el impulso de los vinos de menor valor añadido (jóvenes) y por los mercados exteriores, que permiten compensar un nuevo descenso en la geografía nacional.

La exportación registra un nuevo aumento del 5,47% y la categoría de crianza cae tanto en el mercado nacional como en el internacional. Asimismo, salvo en los vinos jóvenes, que se vendieron en España un 0,6% más en el 2012, las pérdidas son más elevadas en las otras tres categorías de mayor valor añadido: crianzas, con un 7,62% de caída; reservas, con un descenso del 8,67%; y grandes reservas, con una merma del 26,5% respecto al 2011.

De esto, sin hacer cuentas ni nada, sacamos en conclusión que los mercados globales nos siguen comprando Rioja, siempre y cuando sea barato y esto no significa que estemos haciendo especialmente bien nuestra tarea exportadora, ya que si retrocedomos en el tiempo, la exportación siempre ha ido muy bien cuando hemos tenido vino joven barato.

Por otra parte, parece ya estar puesto el cascabel al gato, en cuanto al precio de la cosecha 2012, así nos han contado que 2 cooperativas de La Rioja Alta venden casi un millón de litros a 17 euros la cántara y que Bodegas Lagunilla ha comprado 1,75 millones de litros a tres cooperativas a 18 euros la cántara.

En el mejor de los casos, 18 € por cantara entre los 23 Kg de uva necesarios, nos sale a 0,78 € el Kg de uva, lo cual estimando 15 centimos por kilo de elaboración, lleva apromimadamente el precio del Kg de uva a 0,63 €, en fin, 20 duros de los de antes.

En vendinias conociamos algunos precios de uva: Una operación por encima de los 70 céntimos el kilo de uva de 900.000 kilos de uva tinta –junto con una partida de blanca de 100.000 kilos a 69 céntimos– , así como 910.000 litros de vino  ya elaborado  a un precio de 1,17 euros el litro o, lo que es lo mismo, 83 céntimos el kilo de uva.

La cuenta de la vieja, comienza a arrojar resultados; en contra de lo tradicional, salió más rentable vender la uva que el vino, no es el primer año que ocurre y no será el último. De aqui, habrán de descontar amortizaciones, impuestos, servicios, mantenimientos, seguros, jornales, etc, etc; y algunos muchos desvelos y trabajos.

Es de entender que muchos cooperativistas y cosecheros se esten pensando hasta que punto, no están haciendo el tonto.

Hay que contar también, con la escasez de cosecha del 2012 –menos de 360 millones de kilos de uva– que ha permitido empujar los precios al alza. Aún así, muchos dicen no salirles las cuentas (de la vieja) y no estar conformes. ¿Que pasará cuando venga  una cosecha normal en cantidad?. Que vendrá.

Queda claro que desde el punto macroeconómico, hay un pequeño detalle  que no debemos pasar por alto, La productividad. Que dicho así, está muy bien pero que de una forma mucho más burda podríamos definir como producir con unos precios más bajos; por otra parte, está demostrado que un mayor precio genera en el consumidor una mayor percepción de la calidad en el producto.

En fin, que hago mis cuentas (de la vieja), y me digan lo que me digan, el Rioja no va bien.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía

Escribe una respuesta