Esto en el siglo XX no pasaba

Largo tiempo sin publicar nada en este blog, y la verdad es que no pensaba hacerlo hasta dar a luz mi nuevo proyecto en el que ya estoy trabajando, no se puede estar en todos los lados. Pero no he podido resistirme a comentar algo sobre la Vendimia de Rioja 2017 y mucho menos tras escuchar el audio de RADIO INFORTUNIO y los “Viña Tractor Boys”, el cual me ha hecho mucha gracia y he estado canturreando todos los San Mateos.

foto asociadaUn alarde de ingenio y buen humor como podéis comprobar, nada mejor que ser autocríticos y llamar a las cosas por su nombre.

Así ha ido la cosa, un año cargado de plagas bíblicas que comenzó por una brotación muy temprana que desembocó en una helada catastrófica que afecto a un tercio del viñedo y el sector productor planteo retener el vino excedente del 2016 en bodega para menguar la perdida. Luego vino el verano mas seco y caliente que podemos recordar, regalando tormentas con algún que otro pedrisco.

Aun así y después de tantos lloros y quejas por las mermas sufridas, el sector peleo a capa y espada por tener unos altos rendimientos de producción en el viñedo, acordándose finalmente el 25 de julio unos exagerados rendimientos de hasta el 115% en parcelas no afectadas y hasta un 70% en parcelas que se supone habían tenido daños terribles de más del 70%. Evidentemente esas uvas no estaban, pero ya vendrían de algún otro sitio, para encajar perdidas siempre hay tiempo.

No se contaba, o no se quería contar, en ese momento que lo ocurrido no era un problema puntual de Rioja, sino todo un problema a nivel nacional e incluso de Europa en general.

Así que el 10 de agosto comenzó la vendimia más temprana de la Rioja, donde las cuentas no empezaron a salir desde el principio, ya que a pesar de que Rioja Baja (perdón Oriental) no había sido afectada por la helada, la sequía había hecho de las suyas y los remolques no pesaban, volviéndose a cumplir el dicho manchego “Cuando parece que hay mucho, hay más y cuando parece que hay poco hay menos”.

Luego fue ascendiendo la vendimia por occidente haciéndose mucho más evidente la merma, así que como en otras ocasiones se intento recurrir a nuestros vecinos, tradicionales proveedores de “uvas de estraperlo” y luego más lejos incluso, pero las uvas no sobran este año en ningún lado y el que las tiene no las suelta a cualquier precio, llegándose a negociar hasta 75 céntimos este tipo de material. Lo que no valía 1 kg de uva “pata negra” hace un par de años.

Se ha comparado la situación con la crisis del 2000, tras la helada de 1999, pero no resulta comparable a mi entender. Aquello se fue fraguando durante los 3 años anteriores y hemos adecentado mucho nuestro modelo desde entonces.

Y es esto en el siglo XX no hubiera pasado. Hasta la última uva del año pasado habría sido elaborada en nuestras bodegas, donde permanecería hasta el limite legal en depósitos de vino excedentario y el resto escondido en bodegas y zulos debidamente habilitados al respecto. Ahora en 3 meses, que casualidad, se venderían multitud de falsos camiones de uva de mesa, se multiplicarían por 200 las mermas y derrames así como las ventas a socios de cooperativas, que pasarían a consumir 20 cantaras de vino al día cada uno de ellos, y es que en vendimias los peones beben mucho vino.

Y “voila”, se produciría el milagro, las cartillas de los viticultores llenas hasta el tope, las bodegas con el máximo de vino amparable y todavía quedaría vino excedentario para vender por puerta en “bag in box”, que los garrafones ya son un objeto “vintage”. Todos contentos y aquí paz y gloria.

foto asociadaPero por más que el sector intente autolesionarse, corren otros tiempos; y podemos consolarnos pensando que de las bajas producciones seguro aparecen un buen puñado de grandes vinos que harán nuestras delicias. Eso si, caros.

¿ DONDE ESTÁN ?     ¿ LAS UVAS DONDE ESTÁN ?     CREO QUE LAS TENDRÉ QUE PINTAR …..

.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía

Escribe una respuesta