La “Boutique” del vino a granel

Queramos, o no, verlo. Algo está cambiando en el consumo del vino. Las nuevas generaciones de consumidores internacionales no están por la labor de venerar a las marcas, les importa igual si son de toda la vida o se instalaron ayer. Lo quieren bueno, bonito y barato. Vean las nuevas tendencias y díganme si esto les parece un “clásico negocio de graneles”. 

foto asociadaLa séptima edición de la World Bulk Wine Exhibition se celebrará los próximos días 23 y 24 de noviembre en el RAI de Ámsterdam. Empresas de 19 países han confirmado su asistencia a la próxima edición de la World Bulk Wine Exhibition, la séptima de este encuentro profesional, el mayor del mundo en cuanto a volumen de negocio. Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Chile, China, España, Estados Unidos, Francia, Georgia, Grecia, Hungría, Italia, Kosovo, Malasia, Marruecos, Moldavia, Nueva Zelanda, Portugal y Sudáfrica son los países que por el momento tendrán representación en la WBWE, ya que todavía se mantienen abiertas las inscripciones. Con el número de expositores registrados hasta el momento, la WBWE experimenta ya un crecimiento del 15% en participación.

Son datos importantes para una feria que reúne al grueso de los países productores y exportadores de vino a granel. Puede consultarse la lista provisional de expositores en el siguiente enlace:

PROVISIONAL 2015 EXHIBITOR LIST

foto asociadaSin embargo, la importancia de la World Bulk Wine Exhibition no radica en el número de viticultores participantes, sino en la cantidad de vino que se tramita y en el volumen de negocio que se genera durante la feria. Después de seis ediciones, la World Bulk Wine Exhibition se ha convertido en la mayor feria del mundo dedicada a la comercialización de vinos, en términos de volumen.

Los 20 países expositores concentran más del 85% de la oferta mundial de exportación de granel, un sector de vinos que sigue creciendo en cantidad y calidad cada año. La WBWE ofrece un amplio abanico de vinos a granel y bag-inbox que van desde los vinos con denominación de origen o indicación geográfica protegida a los vinos con denominación varietal, así como vinos genéricos destinados a las mezclas, a la elaboración de espumosos o de vinos aromatizados como el vermú. Esta diversidad en la oferta y la capacidad de ofrecer múltiples contratos de venta, así como acuerdos de envasado en origen o destino, confiere una exclusividad poco común a este encuentro.

“Gracias a las potentes inversiones que se han realizado en la reestructuración de viñedos y en tecnología para la recolección y en las bodegas, la calidad de los vinos de Europa del Este no ha dejado de crecer en los últimos años”. Moldavia, que fue el proveedor de vino más importante en tiempos de la Unión Soviética, participará en la WBWE 2015 presentando una amplísima diversidad de vinos, algunos de ellos a partir de variedades autóctonas como Feteasca Alba, Rara Neagra o Feteasca Negra.

Canadá ha incrementado sus importaciones de granel por encima de los 100 millones de litros. Los últimos datos de mercado posicionan a Canadá como un actor cada vez más relevante en el mercado mundial del vino a granel. No en vano, Canadá importó durante 2014 un total de 103,5 millones de litros de vino a granel y en bag-in-box por importe de 107,6 millones de dólares canadienses (algo más de 73 millones de euros), a un precio medio de 0,71 euros el litro, según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).

foto asociada

Igualmente  se celebrará el próximo día 22 de noviembre, como prólogo al inicio de la VII Edición de la World Bulk Wine Exhibition, la V Edición de la International Bulk Wine Competition ( de Vinos a Granel)  y dará a conocer sus resultados el mismo día del concurso por la noche para que los participantes puedan hacer uso de las medallas obtenidas.

El objetivo del concurso, prestigiar y dar a conocer un segmento de vinos que, a nivel mundial, supera el 38% de las ventas exteriores. El concurso pretende dignificar el consumo de unos vinos que terminan envasados antes de llegar al consumidor final, para resaltar sus virtudes tanto entre los distribuidores como en los compradores finales, así como premiar el esfuerzo de calidad de los elaboradores.

foto asociada

Durante la feria, ConeTech ofrecerá en su stand catas de vinos de distintas graduaciones alcohólicas, vinos que también darán a probar las distintas bodegas que trabajan con ConeTech a sus clientes finales. También se  impartirá la conferencia “Moderar el contenido alcohólico en el vino para abrir nuevos mercados” debido a que la internacionalización de vinos con ajuste de grado supone una oportunidad para un gran número de bodegas interesadas en cubrir nuevas demandas y perspectivas.

Además, debido a la creciente demanda por parte de bodegas para elaborar vinos de menor graduación a precios competitivos, la compañía tendrá una serie de reuniones técnicas para explicar cómo conseguir “vinos a la carta” en relación al grado alcohólico, cuáles son los motivos más comunes para ajustar el alcohol y explicar esta tecnología que mantiene el cien por cien de la integridad del vino.

¿Por qué gestionar el contenido alcohólico en el vino? A nivel mundial, existe una creciente necesidad de gestionar los niveles de alcohol en el vino. Es una gran ventaja competitiva en el mercado de granel. La principal razón es que cada vez más consumidores demandan vinos con menos alcohol y calorías, lo que se denomina en el mercado “life style wines” pero con todas las características organolépticas. De ahí que los compradores y distribuidores busquen vinos de menor contenido alcohólico y misma calidad para satisfacer los gustos de sus clientes. Por otra parte, hay que reseñar que los consumidores, como punto final de la cadena, se benefician económicamente de estos vinos ya que cuentan con menores cargas fiscales.

MUCHO MÁS QUE UNA FERIA DE VINO

¡¡¡  VEA COMO SE DIO LA FERIA ¡¡¡

Sin comentarios

El vino tenía un precio

foto asociadaEsta claro que una de las variables más determinantes dentro del proceso de elección de un vino, por el consumidor, es el precio.

Por lo general, el consumidor decide la cantidad máxima que esta dispuesto a pagar por una botella de vino.

Normalmente, esa cantidad será proporcional a su poder adquisitivo y estará condicionada por la situación específica que motiva la compra del vino (consumo propio, regalo,una cena).

A nivel de bodega, la fijación de precios resulta complicada. Como variable de marketing, el precio debe ser coherente con el resto de elementos que componen la estrategia comercial y, además, es la única variable que significa un ingreso.

Se deberían tener en cuenta factores internos (costes, posicionamiento que se busca, ….) y factores externos (competencia, marco legal, ….). Son por tanto,  multitud de factores los que condicionan la política de fijación de precios.

Pero, ¿Cómo fijan las bodegas el precio del vino?

Desde un punto de vista técnico, existen tres grandes métodos de fijación de precios.

Métodos basados en el coste. Se trata de determinar con exactitud el coste del vino y fijar el precio añadiendo a dicho coste un determinado margen de beneficio.

Métodos basados en la competencia. Se trata de observar los precios de los vinos competidores y fijar un precio en base a dicho nivel. En función del tipo de vino elaborado y del posicionamiento del vino este nivel será superior, similar o inferior a la competencia.

Métodos basados en la demanda. Se trata de fijar el precio del vino en función del precio que el consumidor está a dispuesto a pagar por él.

Pero la realidad, es que salvo las grandes empresas vinícolas, el método más utilizado es, sobre todo, la intuición.

El vino más caro, ¿se vende más?

Por otra parte, rompiendo los pilares de la teoría económica, existen estudios que demuestran la gran influencia del precio sobre la calidad percibida del vino.

El  estudio de Lockshin y Rhodus demuestra que, cuando el consumidor sólo conoce el precio, el vino más caro tiende a ser el mejor valorado.

En el experimento de  Plassman, dan a probar un mismo vino a varios consumidores mostrando diferentes niveles de precios, obteniendo como resultado que los consumidores valoran mejor el vino conforme mayor es su precio.

Otro estudio publicado en la revista Journal of Marketing Research, arroja un resultado más que sorprendente.

foto asociadaDurante unas semanas, una bodega de California varió de forma aleatoria el precio al que se vendía una botella de Cabernet Sauvignon de 2004 y otra 2005. Análisis previos demostraron que, en ausencia de información relativa al precio, el vino de 2005 era percibido como de mayor calidad. El experimento se llevó a cabo los días de menor afluencia a la bodega. Unos días el precio era de 10 dólares, otros 20 y otros 40. Los potenciales clientes eran los enoturistas que visitaban la bodega.

Lo lógico es que conforme aumente el precio disminuya la demanda, salvo alguna excepción (los llamados Bienes Giffen) y eso es lo que ocurrió con el vino de 2004 (el percibido como de menor calidad). Sin embargo, con relación al vino de 2005 (percibido de mayor calidad) se vendieron un 54,7% más de botellas cuando el precio era de 20 dólares que cuando su precio era de 10 dólares.

Una posible explicación a este suceso es que el precio puede haber actuado una vez más como una poderosa señal que le estaba indicando al consumidor la calidad del vino. Lógicamente, el de 40 dolares “sería percibido todavía mejor” pero quizás el consumidor ya no estaba dispuesto a hacer ese sacrificio económico. De hecho, en ambos casos, el vino con un precio de 40 dólares fue el que menos se vendió.

Resulta evidente, la dificultad que tiene para las bodegas fijar el precio del vino de forma adecuada. El precio que te puede parecer más competitivo al final puede no ser el que te proporcione más ventas y beneficios. Se debe de tener en cuenta. la importancia que tiene el precio a la hora de transmitir información al consumidor sobre la calidad del vino.

 foto asociada¿Debe de ser el vino, un artículo caro?

Leía esta semana en el Correo del vino, a un autor, que pese haber defendido siempre precios moderados del vino, “al fin y al cabo era el fruto de un racimo o dos de uvas”, había cambiado de opinión después de catar uno de esos afamados vinos, que le dejo encandilado y extasiado.

Afirma, que “Las obras de arte hay que pagarlas, que aunque un lienzo, unos tubos de óleo, unos pinceles y una paleta valgan muy poco, quien quiere tener un Dalí o un Picasso colgado en la pared de su casa lo tiene que pagar, así de sencillo”.

Siempre que surge esta discusión se recurre al al arte, ¿Cuanto vale una pintura? ; lo que alguien este dispuesto a pagar por ella. contestaría yo. No tiene precio y esta sometida a la mera especulación del capital. Tal vez, el que la compra es el que menos la sabe apreciar.

Además cabría matizar diferencias:

  • Un cuadro es único, botellas de vino suele haber unas cuantas más.
  • Un cuadro esta creado para perdurar en el tiempo y bien conservado puede ser disfrutado por muchas personas durante generaciones; mientras que una botella de vino esta creada para alimentar y satisfacer los sentidos de muy pocas personas durante un corto espacio de tiempo, ademas a no mucho tardar, ya que sino se echará a perder.

Y es que el vino, aunque puede ser de calidad superlativa, es eso, vino, un alimento perecedero, también un aliado en penas y alegrías e incluso fuente de inspiración, pero vino.

Razona igualmente, que “lo importante es que haya alguien que lo pague, que te lo compren al precio que has puesto y, más aún, que repitan. Esta última, señal inequívoca de que al consumidor que está dispuesto a pagar tal precio le ha gustado y estima, sobretodo, que lo vale”.

Pero la realidad es otra, la mayor parte de estas botellas, las compran los que pueden, los que tienen muchísimo dinero y se pueden permitir gastárselo en vino y otras muchas cosas. Igual ni les gusta, como se preparan un calimocho con el, les importa igual, solo quieren comprar lo mas caro y que se les valore socialmente por ello.

Completamente de acuerdo estoy, en cuanto a la dificultad de determinar lo que cuesta un vino y la importancia de diferenciar lo que vale, de lo que cuesta.

Artículos relacionados:

El vino más caro es mejor (o no)

El dónde se dispone el precio afecta a cómo percibimos el producto

 ¿Cual es la realidad actual?

España vende más vino que nadie, pero factura menos que otros. ¿Qué pasa? España se ha convertido en el primer exportador de vino del mundo y mejora sus números de vino envasado, pero la facturación baja. Un 4.6% respecto al ejercicio anterior. Esa es la realidad. ¿Es el camino que debe seguir? Francia e Italia, sus grandes competidores, exportan menos vino envasado, pero su recaudación es mejor.

Esta es la realidad a pocos meses de la apertura de puertas a la plantación de viñedo. Mientras,La Rioja se atrinchera, con la entrada en vigor de la Ley de la Calidad de la Uva y el Vino, que impedirá la plantación de viñedo cuyo fin sea elaborar vino de mesa, como medida de protección de la DOCa. Según nuestro dilecto Gobierno Regional, con la aprobación de esta ley autonómica,  “se garantiza que las nuevas plantaciones y replantaciones que se realicen en la Comunidad Autónoma se destinarán exclusivamente para la producción de vino de calidad (IGP y DOP)”.

Pero miren por donde, es en las IGP donde me temo está el peligro, y de esas no nos hemos protegido.

Sin comentarios

Se lo que hicisteis el ultimo verano

Los cambios que se avecinan en la OCM, nublan el horizonte vitícola y amenazan al sector con tener que reinventarse. Si hacemos caso de las noticias, muchos pueden estar pensando en hacer las maletas y salir por patas, aunque me la impresión que la mayor parte no se lo acaba de creer, o no quiere creérselo, y está convencido de que esto no irá para adelante y como siempre se volverá a prorrogar, pero hay que tener en cuenta que el mundo está cambiando a toda marcha y las políticas sobre el viñedo no van a ser una excepción.

El pasado 20 de diciembre el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) publicó el Reglamento 1308/2013 de la Organización Común de Mercados (OCM), en donde se incluye como novedad el nuevo régimen de autorización de nuevas plantaciones, que sustituirá al vigente sistema de derechos de plantación de viñedo.

La vigencia del nuevo régimen se extenderá desde 1 de enero de 2016, hasta el 31 de diciembre de 2030, con una revisión intermedia que deberá realizar la Comisión para evaluar su funcionamiento y, en caso, pertinente, formular propuestas. No obstante, varios Estados miembros han solicitado ya a la Comisión que simplifique el complejo marco de gestión propuesto. Hay que tener en cuenta que España esta peleando exclusivamente la fijación de criterios óptimos, a fin de autorizar cada año hasta el 1% máximo del potencial vitícola para nuevas plantaciones; no estandose discutiendo el resto de los términos.

Uno de los aspectos principales del nuevo sistema es que solo se permitirán plantaciones o replantaciones que lleven aparejada su autorización. Es decir, se exige que los productores presenten previamente una solicitud, que cumpla con los criterios de admisibilidad objetivos y no discriminatorios. Dicha autorización, correspondiente a una superficie específica expresada en hectáreas, será concedida sin coste para los productores.

foto asociada

Esperándose además, aunque el sector no termine de creerselo, que el actual sistema de derechos caducará a finales del 2018 y a partir de entonces  ni los derechos antiguos ni las autorizaciones nuevas podrán venderse entre particulares, con lo que desaparecerá el patrimonio del ‘papel’ a partir del 2019. Aunque sí se prevén fórmulas para traspasar las autorizaciones de generación en generación, pero lo que hace el sistema es acabar con la ‘especulación’. Es decir, lo que valdrá es la tierra y no el ‘papel’. Las nuevas autorizaciones serán gratuitas, pero, si no se utilizan en tres años, caducarán y volverán a la administración.

Ha habido muchos excesos en Rioja, de los que nadie se enteraba. Hoy en día la información circula y se nos critica y se nos echa en cara, pudiéndose leer artículos como este:

Mientras tanto, ahí tenemos a Rioja cerrando los ojos ante las viñas plantadas en patatales o campos de remolachas, cuyas uvas acabarán con la debida contraetiqueta. O ese hábito riojano de dejar que una parcela produzca mucha más uva del máximo tolerado: sencillamente, se admite hasta el tope, y el resto de desclasifica. Como si una fuese buena y la otra peor… También en Rioja, la chapuza de las dos maturanas tintas, una registrada oficialmente pero no utilizada, y la extraoficial suplantándola en las viñas y las etiquetas, parece verdaderamente tercermundista.

Teniendo en cuenta que El ‘papel’  de Rioja, en el mercado libre, ronda sobre los 15.000 euros la hectárea.  El valor actual de las 43.000 hectáreas de viñedo de la Rioja, sería de unos 645 millones de €, que no es moco de pavo; siendo 62.000 Ha el total de la denominación, lo que elevaría la cifra a 930 millones de €.

No sería de extrañar, que empecemos a ver cambios……, de manos quiero decir.

Sin comentarios

¡Queen as it gets for nothing!

Es decir, como se ponen estos ingleses por nada.

El propietario de Brinkley’s, una conocida cadena de restaurantes de Londres, está promoviendo que los ingleses dejen de consumir los caldos españoles, como respuesta a la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy en el contencioso con Giblartar.

La cadena de restaurantes Brinkley’s es uno de los lugares de referencia para los amantes de la buena mesa en Londres. Dispone de varios establecimientos en la capital británica: ‘Brinkley’s restaurant’, un local de cocina moderna, ‘Union café’, ‘Joe’s Brasserie’, ‘Putney station’, ‘Brinkley’s kitchen’ y la vinoteca: ‘Wine Gallery’.

John Brinkley ha asegurado que se encuentra “muy molesto con la actuación de España en Gibraltar y creo que había que hacer algo para cambiar la opinión del Gobierno español”, según declaraciones efectuadas en el Daily Mail. Por este motivo, el empresario ha decidido retirar de sus bodegas todos los vinos españoles.

“He oído que en España hay corrupción política y mucho paro juvenil y creo que el Gobierno español está utilizando Gibraltar para distraer la atención sobre los verdaderos problemas del país”, ha afirmado John Brenkley para tratar de justificar los motivos de su boicot a los caldos españoles.

El empresario londinense no se ha limitado a una iniciativa particular e individual. Al contrario, está animando a otros propietarios de restaurantes de Londres a imitar su campaña de boicot a los vinos españoles, al menos hasta que cesen las colas en la Verja de Gibraltar.

Y no digo yo, que no tenga razón este señor, que en este pais no hay mejor que sacar a relucir un tema patrio como Gibraltar, para que se le olviden a todo quisqui sus problemas y nos tiremos de cabeza todos para allí, sin txapela ni nada.

Lo que no se y me mosquea, es por que la toman siempre los extranjeros con el vino; que se cabrean los ingleses con Gibraltar, a por el vino; que se cabrean los chinos con los paneles solares, a por el vino; que se cabrean los catalanes con “sus cosas”, a por el vino de Rioja; y así siempre …..

Sin comentarios

Nostalgias de garrafón

El otro día al enredar entre las cosas acumuladas en mi casa natal del pueblo, descubrí una pila de garrafones amontonados y cubiertos de polvo, que delataban no haber sido usados en largo tiempo. Mientrás seguía con mi faena, mi cabeza empezó a realizar cábalas, ¿Hace cuanto tiempo que no veo alguién por ahí con un garrafón en la mano?; ¿Cuantos garrafones vacios, cubiertos de polvo, habrá en la Rioja? y ¿ Cuantos habrá en España?. Como los números se me iban haciendo muy grandes, dejé el asunto y decidí que sacaría algún momento para homenajear a este emblemático objeto aletargado por el olvido, en tan pocos años.

Tenemos aquí un ejemplo, de como en pocos años la tecnología ha desplazado uno de los útiles más usados por las familias españolas. Si bien las ventajas del uso del “Bag in Box” son evidentes para bodegas y consumidores, ?Quién me iba a decir a mí, que el uso de la palabra “Garrafón”, iba a quedar relegado a licores de poca calidad y origen desconocido?

El garrafón, sin poder evitarlo, me lleva a recuerdos de mi infancia, cuando el vino era vino y punto, en casa se bebía en porrón y en el campo en bota, sirviendose sólo en vaso en contadas ocasiones, debido principalmente, a la inexperiencia de los invitados en captar líquidos al vuelo.

El garrafón, formaba parte de la evolución hacía la madurez, el que un padre encargase a su hijo la importante misión de traer unos garrafones de vino a casa desde la bodega, daba fe de su confianza en el y en su criterio. Los he transportado en burro ( a los que se les colocaban las “enganillas”, útil específico para este cometido), en carrito, en bicibleta, en moto y luego ya en coche. Los había de cántara, de media cántara, de cuarto y otros de medidas no estandar, siendo los de cántara los más utilizados, pués como se decía en mi pueblo, “pa qué hacer 2 viajes”, y es que hay muchas cuestas.

La Real Academia Española, nos lo define como damajuana o castaña y expresión coloquial de garrafa, a la que a su vez define como vasija esférica, que remata en un cuello largo y estrecho y sirve para enfriar las bebidas, rodeándolas de hielo. Pero yo lo definiría como un recipiente de vidrio con protección exterior, de capacidad variable, utilizado para el trasporte y guarda corta de vinos.

En cuanto a la definición de la RAE, Damajuana, este envase se sigue utilizando de forma habitual en Sudamérica, siendo el bastión del consumo familiar de vino y tiene una bonita historia.

Esto es una hecho que sucedió en México, en la década del ’50 del siglo XIX. En un pueblo en la afueras de lo que hoy es Tijuana, una mujer de aspecto regordete, acentuándose en su caderas y piernas, salio a comprar vino para su marido, pero hete aquí su sorpresa, al ver que su marido, el vidriero del pueblo, había cambiado su botella de ancho pico por una botella de pico mas refinado, pero con cuello que se abre tanto como 4 o 5 botellas juntas y desciende sin afinar.

La mujer llamada Juana de los Milagros González, salio a hacer sus compras diarias al mercado del pueblo, pero al llegar a comprar su vino, grande fue el asombro del comerciante y los demás compradores. Luego de un tiempo La Dama Juana, como se la conocía en el pueblo, se acostumbro y hasta saco ventajas en el uso de estas botellas tan grandes. En el pueblo se la veía pasar a La Dama Juana con el botellón, y la gente decía ahí va Juana con el botellón, o ella dejaba el mismo para que se lo llenen mientras hacia sus otras compras, la gente preguntaba de quien ese botellón, a lo cual respondía, es de la dama Juana y siempre recibía la misma respuesta, es obvio si son iguales que ella, pero mas chiquitas, seguido de risas generales, y subestimando su utilidad.

Poco a poco, la gente fue viendo la práctica utilidad de la misma y fueron adoptándola en su hogar; pero al comprarla no sabían como llamarla, ni como pedirla, y decían, me da una botella de Dama Juana; y con el tiempo se transformo en, “me da una Dama Juana”, con lo que el vidriero del pueblo, la bautizo como damajuana; y su primera decía:”no compre Barriles, grandes e incómodos, Use Damajuanas y aproveche ese espacio entre el cobertizo y el establo para tejer”.
Así es como hoy todos conocemos,  a nuestra querida DAMAJUANA.

1 comentario

La vendimia nacional

Es cierto que la vendimia aún no se puede dar por generalizada en todos los sitios, pero este fin de semana se abrirán muchos y a lo largo de la semana próxima se podrá dar por empezada en la mayor parte de las zonas de España. En otras, principalmente del sur, están terminando o han terminado ya.

Respecto a la cosecha, hay informaciones muy dispares y muchas veces interesadas, aunque no siempre. En Aragón, por ejemplo, hay informaciones que dan una cosecha superior a la del año pasado y otras muy inferior. Extremadura tiene merma importante, pero unos dicen un 20% y otros un 50%. Mancha estimaba un 15 a un 25%, mínimo, sin embargo otras informaciones dan un 7% solamente de merma.

Como verán es difícil hacer una estimación que pueda considerarse precisa. Se estima que tendremos una merma, en el conjunto de España, de un 15% como mínimo, con una cosecha que oscilará entre 33 y 35 millones de hl. Cantidad que puede variar en función de la climatología. El fuerte de la vendimia aún no ha comenzado y un copioso riego en estos momentos nos daría muchos millones de litros.

Las primeras operaciones de mosto fresco, se han cerrado a 3,90 euros hº, aunque hay pocas ganas de vender, de momento. Para azufrados, hay que hablar de 4,10 a 4,20 euros hº, también con poca operatividad, aunque hay ganas de comprar mosto. En vinos nuevos, hay contactos, pero aún no hay las suficientes operaciones cerradas para hacer una media significativa.

Incluimos los precios de uva más generalizados en algunas zonas de producción. No se sabe si se consolidarán para toda la vendimia ya que, por ejemplo, en Mancha hay fuertes presiones para que la uva blanca alcance un precio de 0,2404 euros grado/kilo (4 pesetas grado/kilo), pero de momento este es el precio. En los próximos días veremos de qué manera se generalizan.

Precios

Las calidades este año varían enormemente, la uva está entrando muy sana y la que ha tenido suficiente humedad para madurar en condiciones, tiene unos parámetros de calidad fenomenales, por el contrario tenemos una parte de uva que no ha madurado y entra a bodega con poco grado, poco peso y descompensada analíticamente. Hay sitios donde a esta uva se le está sacando un rendimiento del 60% o menos.

Parece que se avecina una campaña extremadamente complicada y sujeta, más que nunca, a los devenires de los mercados internacionales, con precios en los mostos que oscilan entre las 600 pesetas para los tintos y las 650 pesetas hectogrado para los blancos.

Los últimos datos de exportación dados a conocer por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) y correspondientes al mes de junio, cuantifican el efecto que sobre nuestro mercado exterior han tenido las continuas e importantes subidas de los vinos sin D.O.P. a granel en origen. Concretamente, en el interanual mientras el valor conseguía aumentar en los vinos de esta categoría un 36,2%, en el apartado del volumen ese aumento quedaba reducido a un 14,0%. Consecuencia de ello, el precio medio de esta categoría de vino pasaba de 0,32 a 0,38 euros por litro, aumentando un 19,4%.

Pero si esclarecedor resulta ver lo que ha pasado con los precios en exportación, más importante resulta lo que puedan depararnos las vendimias en estos países, más concretamente en Francia e Italia, donde la gran mayoría de los vinos que enviamos es para complementar sus producciones propias.

Sobre lo que sucederá en España la unanimidad sigue siendo bastante importante, ya que, unos más y otros menos, todos admiten que será muy difícil hablar de una producción que vaya más allá de los 35 millones de hectolitros. Cantidad, desde luego, más que suficiente para poder hacer frente a nuestras necesidades internas de consumo, mostos, destilación y, de seguir como hasta ahora las cotizaciones, de exportación.

Sin comentarios

De gatos y ratones.

La situación actual del mercado de vinos español, me ha recordado este viejo acertijo de niños.

¿como puedes pasar a un gato,a un raton y un queso de una parte del rio a otra en una barca en la que solo cabes tu y otro más? Hay que tener en cuenta que no puedes dejar solos ni al gato con el raton, ni al raton con el queso.

Primero llevas al raton; luego al queso y vuelves con el ratón a la posicion inicial; ahora el gato va a la posición del queso y por ultimo llevas al raton que quedo solo a la otra parte.

Como moraleja, podriamos concluir que con el debido tiempo y un poco de astucia es posible  la convivencia de gatos y ratones sin dañar el queso.

Con los precios a los que se están vendiendo, o intentando vender (porque tampoco se están cerrando muchas operaciones), nos estamos haciendo daño. Tanto es así, que podría decirse que no existen mercado, ya que los propuestas de compra de hoy, son rechazadas mañana con las más diversas argumentaciones. Este hecho, normal en cualquier negociación, acaba siendo negativo si se prolonga en esceso.

Tal vez sea el momento de relajar un poco la tensión, el vino es un producto anual, y si no se sirve aquí acabará viniendo de otro sitio, así el año que viene tendremos dos cosechas y los que lo necesitan ya tendrán hecho el camino para traerlo de fuera. De hecho, podemos encontrar en el puerto de Valencia, la mayor bodega de España, varios barcos cargados de vino Argentino esperando a descargarse. Es normal intentar maximizar el valor de sus existencias, pero también que los compradores buscan alternativas con las que hacer frente a sus pedidos.

Como consecuencia de estas situaciones, la calidad de los vinos suele salir maltratada y algunas operaciones de exportación, esas que tanto han costado conseguir y que están llamadas a convertirse en la salida natural de nuestra producción ante la pérdida del mercado interno, peligran debido a la dificultad de mantener los precios.

Todo esto; cuando las ventas al exterior de vinos, mostos y vinagres, se han incrementado, respecto al mismo mes del año 2011, un 25,7%, con un aumento del montante económico percibido del 29,1% y un aumento de precio del 2,7%;  el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, nos indica que  España se ha situado en el segundo lugar del mundo por exportaciones de vino y está creciendo el triple que la media de los principales vendedores mundiales y la OIV nos cuenta que el consumo de vino en el mundo, que estaba en caída desde 2007, ha incrementado sus cifras un 0,7% ,poco, pero al menos no baja.

¿No habrá llegado el momento de dejar de jugar al gato y al ratón y compartir el queso?

Sin comentarios

Siguiente página »